martes, 15 de diciembre de 2015

[RV] Bioshock Infinite

Elizabeth


Caos en el cielo.
Caos en el cielo.
"En 1912, un ex agente de la Agencia Nacional de Detectives Pinkerton llamado Booker DeWitt, recibe un encargo de la mando de unos misteriosos personajes. Dicho encargo parece sencillo, adentrarse en la ciudad flotante de Columbia sin llamar la atención y encontrar a una mujer llamada Elizabeth para traerla de vuelta a tierra firme.

Pero DeWitt descubrirá muy pronto que la mujer que debe encontrar no es una mujer cualquiera, que la situación en Columbia no es la de una ciudad tranquila... y que algo que a primera vista parecía un trabajo más, le afectará personalmente más de lo que nunca se habría imaginado..."

El cambio de ambientación es total.
El cambio de ambientación es total.

Infinite es ese juego que pese a compartir el nombre y ciertas señas de identidad con una saga reconocida, rompe con muchas cosas que definían a sus predecesores. Esto puede ser bueno o malo, aunque diría que más que intentar definir si el cambio ha sido bueno o malo, yo lo que haría sería aceptar que esta tercera entrega es algo diferente y disfrutarlo como tal.

Esto lo digo porque Columbia no es Rapture, algo que a simple vista parece tan obvio en el fondo no lo es porque a mí el cambio de ciudad me decepcionó bastante. No es que esta nueva ciudad en las nubes esté mal diseñada, no sorprenda o no tenga personalidad... el problema es que cambia completamente la atmósfera que sentías en Rapture. Me explico, aquí no he sentido esa sensación de agobio, de peligro constante, esa sensación de que la muerte te puede estar esperando en cada paso que das. Y creo que hay varios motivos para que esto sea así; el primero es la localización en sí... quieras o no, ver constantemente un cielo abierto (aunque a veces se nuble completamente y aparezcan amenazadoras tormentas) hace que no te sientas encerrado como pasaba en Rapture. El segundo es la ausencia de ese punto de locura que aportaban los personajes que vivían en la ciudad sumergida, en Columbia no hay Splicers, ni Little Sisters, ni Big Daddys, y pese a que estos últimos tienen su "sustituto" en unos enemigos llamados Handyman (que en cuanto a tamaño incluso les superan) y en el famoso Songbird, estos imponen mucho menos y no suponen un gran reto. De hecho, en la mayoría de los combates que tenemos en el juego nos enfrentamos a simples humanos, a excepción de unos enemigos robóticos algo puñeteros (y un combate contra cierto personaje incorpóreo que me resultó bastante complicado), el juego me pareció bastante más asequible que sus anteriores entregas.

Jugablemente también ha cambiado bastante, el sistema de juego sigue siendo el mismo pero se han suprimido bastantes cosas. La desaparición del ADAM no tiene demasiadas repercusiones para nuestro personaje, los vigores y panaceas sustituyen a los plásmidos y tónicos, y para recuperar los puntos que consumen se utilizan las sales (que son el equivalente al EVE), por así decirlo, a la hora de combatir prácticamente no cambia nada salvo que se ha incorporado un escudo (bastante útil la verdad, además se recarga solo *-*).

Elizabeth es una experta forzando cerraduras.
Elizabeth es una experta forzando cerraduras.

Por otro lado, esta desaparición hace que los Big Daddy y las Little Sister pierdan su motivo para existir, y pasa lo mismo con todas las máquinas sujetas a ellos. Por lo que ahora si se quiere mejorar tanto al personaje o sus "magias", como su armamento, hay que recurrir a las máquinas expendedoras y por lo tanto se necesita mucho más dinero (en este juego sin dinero estás jodido xD). También desaparece el sistema de pirateo (que se sustituye por un vigor de posesión), el de estudio de enemigos con la cámara y las vita-cámaras que nos servían como punto de respawn, ahora cuando mueres o te revive Elizabeth o apareces en tu despacho y al salir continuas en un punto cercano del mapa. Esto hace que tengas menos cosas que hacer en el mapeado, yo la verdad es que no lo he echado de menos. Unas de las novedades que sustituyen en cierto modo a estas mecánicas, son las de encontrar ciertas botellas que te permiten incrementar el máximo de tu salud, escudo o sales, y la de ir recolectando ganzúas para que nuestra acompañante fuerce cerraduras de habitaciones secretas o cajas fuertes. No tiene la misma fuerza visual y argumental que la recolección de Little Sister, pero le da ese punto de exploración al juego que te motiva a salirte un poco de por dónde te lleva la historia.

Todo esto hace que el juego se simplifique, pero es algo que no me ha importado porque la historia me ha ENCANTADO. En serio, es brutal. No quiero decir mucho sobre la trama, pero hay de por medio temas religiosos (algo que te da en la cara nada más llegar a Columbia) y viajes entre dimensiones y momentos temporales diferentes, un tema que me fascina. Pero si en los anteriores juegos destacaba Rapture por encima de todo, en este tengo que resaltar el personaje de Elizabeth. Esta chica no es el típico peso muerto que lo único que hace durante el juego es molestarte a la hora de luchar (de hecho incluso te ayuda dándote munición, sales o dinero que se va encontrando), sino que te va ganando poco a poco por su forma de ser. Interactúa con muchas de las cosas que vemos en los escenarios y según avanza el juego, puedes apreciar cómo va evolucionando. Es un personaje profundo al que le acabas cogiendo cariño irremediablemente, y además su historia personal es de las más interesantes que he vivido en un videojuego.

En definitiva, un Bioshock diferente, algo más simple jugablemente pero sencillamente perfecto en cuanto a historia. Divertido, entretenido y una experiencia que difícilmente olvidarás. Recomendadísimo.

A estos diablillos se les putea en todas las presentaciones de los vigores xD.
A estos diablillos se les putea en todas las presentaciones de los vigores xD.

No hay comentarios:

Publicar un comentario