martes, 8 de noviembre de 2016

[RCi] ¡Ave, César!

Guionistas Comunistas


Una historia muy WTF.
Una historia muy WTF.
"En el Hollywood de los años 50, la época dorada del cine en Estados Unidos, se encuentra un trabajador de la productora Capital Pictures llamado Eddie Mannix. Su tarea consiste en salvaguardar la vida y la intimidad de las estrellas de cine, alejándolas de cualquier tipo de problemas o rumores que puedan dañar su reputación. Para ello tiene que solucionar los escándalos que afecten a los actores, antes de que se filtren a la prensa.

El estudio está inmerso en la elaboración de una gran súper-producción, protagonizada por el famoso actor Barid Whitlock. Pero en medio del rodaje, dicho actor es secuestrado, por lo que Eddie debe entrar en acción para solucionar el tema..."

El hombre para todo.
El hombre para todo.

Cuando vi por primera vez el tráiler de esta película, me pareció que sería una comedia interesante y que seguramente me iba a gustar mucho. Pero después de verla, tengo que decir que... sinceramente no sé muy bien qué es lo que he visto.

La trama principal de este film se supone que es la del secuestro de Barid, pero tal y como está montada esta película, esa premisa inicial se diluye durante el transcurso de los acontecimientos entre varias subtramas que hacen algo complicado el hecho de seguir con atención el tema del secuestro. La sensación que tuve yo, es que en realidad la historia iba de Eddie Mannix, de cómo afrontaba su día a día, de su lado profesional y de su lado familiar, de cómo le costaba conciliar ambos, de cómo los actores a los que debía mantener en el buen camino no paraban de ponerle a prueba cagándola una y otra vez, o de cómo además tenía que lidiar con los que ponían el dinero para las películas, con los directores, con la prensa, etc. La realidad es, que sin este personaje, Capital Pictures se iría a la mierda... por eso me resultó muy acertada la parte en la que un hombre intenta ficharlo para otra empresa, en cada encuentro no paran de ofrecerle más y más cosas que harían que su vida fuese mucho más tranquila y acomodada, pero él sigue dudando, en el fondo es un claro ejemplo de el conflicto entre la felicidad o la comodidad. En general, me ha gustado mucho más la historia de este personaje que todo lo demás.

Por otro lado, el secuestro empieza siendo algo más o menos normal (alguien se lleva a una persona y luego pide un rescate), pero poco a poco se va convirtiendo en un sin sentido con unas cuantas escenas entretenidas, sí, pero muy locas. Quizá lo más surrealista sea cómo acaba el personaje de Channing Tatum, diría que es una genialidad o una estupidez muy grande, aunque seguramente me quedaría con lo segundo. El resto de personajes están bien interpretados, pero no hacen gracia y algunos parece que están ahí única y exclusivamente para hacer bulto, de hecho no recuerdo haberme reído en ningún momento con esta película. Todos los que en Capital Pictures son actores, parecen gilipollas, imagino que está hecho adrede para que resulten más divertidos, pero como ya he dicho antes... no lo consiguen.

En definitiva, me esperaba otra cosa de esta película, no sé si es que yo no la he entendido o si es que simplemente es bastante mediocre. El caso es que no me ha gustado casi nada, por lo que no la recomendaría.

Un síndrome de Estocolmo de manual.
Un síndrome de Estocolmo de manual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario